define('DISALLOW_FILE_MODS',true); Panel en la ONU: Hoja de Antecedentes

Panel en la ONU: Hoja de Antecedentes

“Ustedes, en las Naciones Unidas, tienen un papel particular que desempeñar. Tienen una responsabilidad. Las personas lesbianas, gais, bisexuales y transgénero son miembros iguales de la familia humana, cuyos derechos ustedes han jurado mantener. Aquellos quienes enfrentan odio y violencia vienen a ustedes para solicitar su protección. No les fallen”.

–       Arzobispo Emérito Desmond Tutu, Premio Nobel de la Paz,

http://www.youtube.com/user/ARCSOGItube?feature=mhum#p/u/8/TYPYomXx7Zs

 

Pregunta: ¿Por qué un panel sobre orientación sexual e identidad de género?

En todo el mundo, por su orientación sexual e identidad de género, las personas sufren violaciones a los derechos humanos, incluyendo: asesinatos, tortura, violación sexual, sanciones penales y otras formas de violencia y discriminación. Más de doce diferentes Relatores Especiales han reportado reiteradamente estas violaciones ante el Consejo de Derechos Humanos.

En junio de 2011, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó la resolución 17/19, expresando “grave preocupación” por los actos de violencia y discriminación por la orientación sexual y la identidad de género de las personas, y solicitó a la Alta Comisionada de Derechos Humanos que preparara un informe sobre “la forma en que la normativa internacional de derechos humanos puede aplicarse para poner fin a la violencia y a las violaciones conexas de los derechos humanos motivadas por la orientación sexual y la identidad de género”, e hizo un llamado para realizar un panel de discusión en el 19º período de sesiones del Consejo de Derechos Humanos para discutir los hallazgos del informe en un “diálogo constructivo, informado y transparente”.

La resolución fue presentada por Sudáfrica y apoyada por países de todas las regiones del mundo. El informe de la OACDR salió en diciembre de 2011, en los 6 idiomas de la ONU, y está disponible como A/HRC/19/41, en el sitio: www2.ohchr.org/english/bodies/hrcouncil/19session/reports.htm

El panel para discutir los hallazgos “y dar el seguimiento adecuado” se llevará a cabo el miércoles 7 de marzo.

P. ¿Por qué es importante?

En virtud de la legislación internacional, los Estados tienen la obligación de proteger los derechos humanos de todas las personas, incluyendo las personas lesbianas, homosexuales, bisexuales y transgénero.

En el informe de la OACDH se presenta evidencia de violaciones, incluyendo las siguientes:

  • “una persona trans hallada sin vida en una zanja, cuyo cuerpo presentaba magulladuras, quemaduras, indicios de violación y golpes tan violentos en el rostro causados por lapidación que sus restos eran prácticamente irreconocibles” (informe de la OACDH, Párr. 24);
  • “el asesinato selectivo de lesbianas en Sudáfrica, incluido un caso en el que dos lesbianas fueron golpeadas y apedreadas y una de ellas apuñalada de muerte” (informe de la OACDH, Párr. 24);
  • “violaciones colectivas, los actos de violencia familiar y los asesinatos de los que han sido presuntamente víctimas mujeres lesbianas, bisexuales y trans”, en algunos casos basados en la creencia de que “las mujeres lesbianas cambiarían su orientación sexual si fueran violadas por un hombre” (informe de la OACDH, Párr. 29);
  • “una mujer trans fue recluida en una prisión masculina en una celda con miembros de pandillas, que la violaron más de 100 veces, en ocasiones con la complicidad de los funcionarios de prisiones” (informe de la OACDH, Párr. 36
  • Jóvenes LGBT “víctimas de la violencia y el hostigamiento, incluido el acoso escolar, de sus compañeros y profesores”, lo que en algunos casos genera “el intento de suicidio o el suicidio” (informe de la OACDH, Párrs. 58 y 60).

El ONUSIDA, el PNUD y el Relator Especial sobre Salud también han subrayado la importancia de atender las violaciones de derechos humanos basadas en la orientación sexual y en la identidad de género, como parte de los esfuerzos de educar y prevenir contra el VIH.

Si bien las cuestiones de orientación sexual e identidad de género tocan las fibras sensibles de muchos Estados, todos estaremos seguramente de acuerdo en que ningún ser humano debe sufrir violencia, tortura, estigmatización o maltrato, por ningún motivo.

P. ¿Cubre el marco de trabajo internacional de derechos humanos existente las violaciones de derechos humanos por estos motivos?

La resolución no busca crear nuevos derechos; simplemente reafirma la aplicación de las normas de derechos humanos ya existentes a las personas que son lesbianas, gais, bisexuales y transgénero.

En su informe, la OACDH subraya, en el Párr. 5, que:

“Todas las personas, incluidas las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans, tienen derecho a gozar de la protección de las normas internacionales de derechos humanos, en particular con respecto a los derechos a la vida, la seguridad de la persona y la intimidad, el derecho a no ser sometido a torturas ni detenciones arbitrarias, el derecho a no ser sometido a discriminación y el derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión pacífica.”

Como lo reiterara Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, en el Aniversario de la aprobación de la Declaración Universal de Derechos Humanos:

“No se llama la Declaración ‘Parcial’ de Derechos Humanos. No es la ‘a veces’ declaración de Derechos Humanos. Es la Declaración Universal, que garantiza a todos los seres humanos sus derechos humanos básicos, sin excepciones.”

Aún más, existe una jurisprudencia de casi 20 años de los órganos de los tratados que reconoce  que la legislación internacional de derechos humanos prohíbe la discriminación por motivos entre los que se incluyen la orientación sexual y la identidad de género. Quienes redactaron los instrumentos regionales e internacionales de derechos humanos tuvieron el cuidado de asegurarse de que las listas de motivos por los que no se debe discriminar no fueran exhaustivas; para ello, emplearon términos tales como “de cualquier tipo”, “como por ejemplo”, y “u otra condición”. Los órganos de los tratados han sostenido que “otra condición” incluye motivos como la orientación sexual y la identidad de género, además de otros motivos no enumerados como la discapacidad, la edad y el estado de salud. Esta postura es consistente con la de otras jurisprudencias regionales y nacionales, incluyendo fallos de la Corte Europea de Derechos Humanos, la Comisión Africana de Derechos Humanos y de los Pueblos, y los tribunales de Sudáfrica, Hong Kong, Fiyi, India, Nepal y Estados Unidos.[1]

P. ¿Por qué enfocarse en la orientación sexual y la identidad de género? ¿No nos distraerá de otras prioridades?

Atender las violaciones de derechos humanos basadas en la orientación sexual y la identidad de género no disminuye en nada nuestro compromiso compartido de combatir la discriminación por raza, religión, género, situación socioeconómica y otros motivos. Entre los derechos no puede haber jerarquías, y es tarea común de todos y todas asegurar que ninguna persona padezca violaciones a sus derechos humanos por ningún motivo, incluidas la orientación sexual y la identidad de género.

P. ¿Qué no estas cuestiones dependen de cada cultura?

Se sabe que estas cuestiones tocan puntos sensibles de muchas sociedades. El informe no pide a los Estados que tomen una postura moral ante estas cuestiones; por el contrario, simplemente insta a los Estados a proteger a todas las personas contra las violaciones de sus derechos humanos, incluyendo por la orientación sexual y la identidad de género.

La Declaración y el Programa de Acción de Viena confirman que “debe tenerse en cuenta la importancia de las particularidades nacionales y regionales, así como de los diversos patrimonios históricos, culturales y religiosos, pero los Estados tienen el deber, sean cuales fueren sus sistemas políticos, económicos y culturales, de promover y proteger todos los derechos humanos y las libertades fundamentales” (Art. 5).

En el Día de los Derechos Humanos, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, hizo un llamado a los Estados para erradicar las leyes que penalizan a las personas en base a su orientación sexual o identidad de género, y observó que:

“Sí, reconocemos que las actitudes sociales tienen raíces profundas. Sí, los cambios sociales a veces se dan sólo con el tiempo. No obstante, que no haya confusión: dondequiera que exista tensión entre las actitudes culturales y los derechos humanos universales, serán los derechos humanos universales los que prevalezcan. La desaprobación personal, y aún la desaprobación de la sociedad, no es excusa para arrestar, detener, encarcelar, acosar o torturar a una persona cualquiera – nunca”.

Como lo expresara recientemente un grupo de expertos de la ONU, entre ellos el Experto Independiente sobre Derechos Culturales[2]:

“La diversidad cultural […] sólo puede prosperar en un ambiente que salvaguarde las libertades y los derechos humanos fundamentales”.

El Consejo tiene la responsabilidad de atender todas las violaciones de derechos humanos, y no podemos alejarnos tímidamente de las discusiones que nos confrontan. Es afín a un espíritu de diálogo constructivo el fomentar un debate abierto y respetuoso en torno a todas las cuestiones de derechos humanos, incluyendo aquellas que tocan puntos sensibles.

P. ¿Existe alguna definición para estos términos?

Como se observa en el informe de la OACDH (nota al pie 2) los términos lesbiana, gay, bisexual y transgénero “se refieren a comportamiento, identidades o relaciones homosexuales y a identidades de género no binarias”. En el informe también se subraya (nota al pie 7) que los órganos de los tratados, las instancias de la ONU, los tribunales y otros han reafirmado las siguientes definiciones para “orientación sexual” e “identidad de género”:

  • La ‘orientación sexual’ se refiere a la capacidad de cada persona de sentir una profunda atracción emocional, afectiva y sexual por personas de un género diferente al suyo, o de su mismo género, o de más de un género, así como a la capacidad de mantener relaciones íntimas y sexuales con estas personas;
  • La ‘identidad de género’ se refiere a la vivencia interna e individual del género tal como cada persona la siente profundamente, la cual podría corresponder o no con el sexo asignado al momento del nacimiento, incluyendo la vivencia personal del cuerpo (que podría involucrar la modificación de la apariencia o función corporal a través de medios médicos, quirúrgicos o de otra índole, siempre que la misma sea libremente escogida) y otras expresiones de género, incluyendo la vestimenta, el modo de hablar y los modales”

Por lo tanto, el término “orientación sexual” se aplica tanto a heterosexuales como a homosexuales.  La obligación de los Estados de contar con estipulaciones apropiadas sobre cuestiones como la edad de consentimiento en relación con toda conducta sexual, ya sea heterosexual u homosexual, está claramente establecida en los instrumentos internacionales, tales como la Convención sobre los Derechos de la Niñez (Artículo 34).

También Ruanda, durante las discusiones de la Asamblea General relacionadas con la resolución sobre ejecuciones extralegales, observó lo siguiente:

“Sr. presidente, sin importar si el concepto de ‘orientación sexual’ está o no definido, si apoyamos o no las peticiones de las personas con una orientación sexual diferente, si aprobamos o no sus prácticas sexuales, debemos responder ante la urgencia de estas cuestiones y reconocer que estos mujeres y hombres, estos seres humanos, siguen siendo blanco de asesinatos en muchas de nuestras sociedades y están aún en mayor riesgo que muchos de los otros grupos enlistados. […] Créame, señor, que no es necesario que un grupo humano esté definido por la ley para ser víctima de ejecuciones y masacres, puesto que quienes han tomado a sus miembros como blanco ya los han definido previamente”.

P. Creo que el matrimonio es algo que debe suceder sólo entre hombre y mujer. ¿Puedo yo apoyar este informe?

En el informe se hace referencia al fallo del Comité de Derechos Humanos de la ONU, en donde se concluye que “los Estados no tienen la obligación, en virtud del derecho internacional, de permitir el matrimonio homosexual” (informe de la OACDH, Párr. 68).

P. ¿A qué conclusiones se llega en el informe?

Específicamente, el informe hace un llamado a los Estados para que:

  • Aseguren la persecución de los responsables por los asesinatos y otros actos de violencia cometidos contra las personas por su orientación sexual e identidad de género
  • Prevengan e investiguen todos los incidentes reportados de torturas y otras formas de trato cruel, inhumano o degradante por la orientación sexual y la identidad de género
  • Reconozcan que la persecución por la orientación sexual o la identidad de género puede ser un motivo válido para una solicitud de asilo
  • Despenalicen las relaciones consensuadas entre adultos del mismo sexo y abolan la pena de muerte por delitos relacionados con relaciones sexuales consensuadas
  • Incluyan la orientación sexual y la identidad de género en toda legislación contra la discriminación
  • Garanticen los derechos de libertad de expresión, asociación y reunión para todas las personas, independientemente de su orientación sexual e identidad de género.
  • Ofrezcan sensibilización y creación de conciencia entre la policía y otras autoridades que hacen cumplir las leyes
  • Reconozcan legalmente el género con el que las personas transgénero se identifican a sí mismas, sin violar otros derechos humanos

La Alta Comisionada recomienda, además a la CDH:

  • Mantenerse periódicamente informada y actualizada sobre los actos de violencia y discriminación relacionados con la orientación sexual y la identidad de género
  • Alentar a los Procedimientos Especiales a que sigan investigando y denunciando las violaciones de los derechos humanos por la orientación sexual o la identidad de género en el contexto de sus mandatos específicos.

P. ¿Por qué tiene el Consejo de Derechos Humanos responsabilidad de atender estas cuestiones?

El Consejo es “responsable de promover el respeto universal por la protección de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de todas las personas, sin distinción de ningún tipo y de una manera justa y equitativa” (Resolución 60/251, OP 2, Asamblea General). Dejando a un lado las diferencias que pudieran existir en relación al tema de la resolución, la resolución de Sudáfrica reconoce que el Consejo tiene la responsabilidad de atender los asesinatos, violaciones sexuales, torturas y violencia, independientemente de la orientación sexual y la identidad de género de las personas.

P. ¿Cuáles son los siguientes pasos a dar? ¿Cómo puede el Consejo de Derechos Humanos cumplir con su responsabilidad de garantizar los derechos humanos y libertades fundamentales para todas las personas, incluyendo las personas LGBT?

En su resolución HRC 17/19, el Consejo de Derechos Humanos “Decide además seguir ocupándose de esta cuestión prioritaria”. En esa resolución también decide que el panel discutirá “el seguimiento adecuado de las recomendaciones formuladas en el estudio encargado por la Alta Comisionada”.

En su estudio, la OACDH observa que “hay una laguna de protección en los mandatos existentes”, particularmente en relación a “la violencia sin resultado de muerte por razón de la orientación sexual o la identidad de género” (Párr. 28) y que “se observa un patrón de violaciones de los derechos humanos que requiere una respuesta” (Párr. 82).

Por tanto, mediante las resoluciones 60/251 de la Asamblea General y resolución 17/19 de la CDH, la CDH tiene el mandato de ponderar la creación de un mecanismo que atienda de manera regular las violaciones de derechos humanos por orientación sexual e identidad de género, resolver cualquier laguna de los mandatos de protección existentes, promover un diálogo constructivo e informado, y asegurar un proceso de atención permanente a estas cuestiones dentro del Consejo, desde una perspectiva de derechos humanos.

Lo anterior podría asumir la forma de un Procedimiento Especial dedicado a estas cuestiones o algún otro mecanismo para asegurar una atención más sistemática a ellas. Además, en su informe, la OACDH sugiere (Párr. 81) que:

“Un análisis más exhaustivo de los problemas de derechos humanos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales requeriría un estudio más amplio y, en el futuro, la preparación de informes periódicos”

Instamos a todos los Estados a participar constructivamente en el panel para dialogar sobre cuál es la mejor manera de poner en práctica estos compromisos. Como lo ha observado la Alta Comisionada:

“Es nuestra tarea y nuestro reto avanzar más allá del debate de si todos los seres humanos tienen o no derechos –pues esas preguntas fueron desde hace mucho respondidas mediante la Declaración Universal— y, en cambio, asegurar el clima para la implementación”.

 


 

 

[1] Dudgeon vs. Reino Unido, Serie A núm. 45., 1981; Norris vs. Irlanda, 1991; Modinos vs. Chipre, 1993; National Coalition for Gay and Lesbian Equality y otro vs. Ministro de Justicia y otros, 1998; Zimbabwe Human Rights NGO Forum vs. Zimbabwe, Comisión Africana 245/2002. Son ejemplos nacionales de jurisprudencia, entre otros: National Coalition for Gay and Lesbian Equality vs. Ministro de Justicia, Tribunal Constitucional de Sudáfrica, 1998 ZACC 15, 9 de octubre de 1998; Lawrence vs. Texas, Suprema Corte de Estados Unidos, 539 EE.UU. 558, 26 de junio de 2003; Nadan y McCoskar vs. el Estado, Tribunal Superior de Fiyi en Suva, 26 de agosto de 2005; Naz Foundation vs. el Gobierno de NCT de Delhi y Otros, Tribunal Superior de Delhi en Nueva Delhi, WP(C) Núm. 7455/2001, 2 de julio de 2009. En Hong Kong, en fallos recientes, estipulaciones relacionadas con la diferencia en las edades de consentimiento y la actividad sexual pública entre parejas del mismo sexo se han anulado por considerárselas discriminatorias. Véase, Leung vs. Secretario de Justicia, CACV 317/2005, 20 de septiembre de 2006, y Secretario de Justicia vs. Yau y Otro, FACC Núm. 12 de 2006, 17 de julio de 2007. En Nepal, la Suprema Corte dictó en su fallo que se debe reconocer a las personas transgénero como un tercer género y se las debe proteger contra la discriminación. Véase, Orden Judicial Núm. 917 (Blue Diamond Society), 21 de diciembre de 2007.

[2] (“Human Rights are essential tools for an effective intercultural dialogue”, Declaración por el Día Mundial de la Diversidad Cultural, el Diálogo y el Desarrollo, por 7 Procedimientos Especiales de la ONU).