define('DISALLOW_FILE_MODS',true); Relator Especial sobre la Tortura

Relator Especial sobre la Tortura

La atención más significativa y sostenida que se dio a las cuestiones OSIG durante este 31er período de sesiones fue la del Sr. Juan Ernesto Méndez, Relator Especial sobre la tortura. En su informe, el Sr. Méndez abordó la cuestión de los derechos de las personas LGBTI desde el ángulo de su mandato sobre la tortura.

El Sr. Méndez dijo que en su informe evalúa la aplicabilidad de la prohibición de la tortura y otros tratos y penas crueles, inhumanas y degradantes de la legislación internacional a las vivencias únicas de las mujeres y las niñas, y de las personas lesbianas, gais, transgénero e intersexuales, quienes presentan riesgo particular de ser torturadas y maltratadas cuando se las priva de su libertad, tanto en los sistemas de justicia penal como en otros contextos como son: la detención por autoridades migratorias, los establecimientos médicos y los centros de rehabilitación por consumo de drogas.

En su informe se documenta de manera muy poderosa el hecho de que:

Por no ajustarse a las expectativas de género socialmente construidas, las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales son, en cantidad desproporcionada, sujetas a prácticas que equivalen a tortura y maltrato. La violencia motivada por la homofobia y la transfobia tiende a caracterizarse por actos particularmente brutales que, por lo común, terminan en asesinato. Típicamente, actores privados infligen torturas y maltrato a dichas personas en un clima de impunidad ya que muchos Estados no dan la debida diligencia a sus obligaciones de combatir, prevenir y remediar estos abusos. Tanto las lesbianas como las mujeres transexuales están en riesgo particular de ser maltratadas por su desigualdad de género y las relaciones de poder al interior de las familias y comunidades. La violencia sexual, incluida la práctica de la violación sexual “correctiva”, afecta de manera única a las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales. La discriminación y la violencia contra las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales se extiende a la esfera familiar y puede incluir el confinamiento en instituciones psiquiátricas, matrimonios forzados y violencia por honor.

Al abordar la violencia y discriminación que las personas LGBTI enfrentan desde el marco de trabajo de la tortura, que es una norma ius cogens de la legislación internacional, el Sr. Méndez dio argumentos de por qué esta cuestión debe ser atendida de manera urgente. No se trata de una cuestión de “estilo de vida” como tienden a describirlo los opositores de las cuestiones LGBTI; es una cuestión que afecta a la más fundamental libertad a la que todos los seres humanos tienen derecho, a saber, vivir una vida libre de tortura y de tratos crueles, inhumanos y degradantes.

En el informe se documenta la naturaleza difundida de la tortura y llama la atención implícita a los puntos comunes entre las personas LGBTI y otros grupos también vulnerables a la tortura. Incluso, al documentar la naturaleza difundida de la tortura que las personas LGBTI enfrentan en todo el mundo, el informe también resalta la especificidad de las cuestiones de violencia al interior de las familias, por parte de las instituciones médicas, y de la violencia sexual dirigida contra las expresiones de género no normativas, este informe presentó argumentos convincentes sobre la especificidad de las formas de tortura que las personas LGBTI enfrentan.

El Sr. Méndez subrayó el hecho de que las personas LGBTI están en riesgo grave de ser torturadas, y con ello firmemente coloca a la violencia y a la discriminación que las personas LGBTI enfrentan dentro del marco de trabajo del derecho internacional.  Este informe representa un esfuerzo más por motivar a todas las personas a pensar en las personas LGBTI desde el punto de vista de las violaciones de derechos que sufren y de su derecho fundamental a no ser sometidas a torturas.

Durante el consiguiente debate sobre la tortura, muchas delegaciones expresaron preocupación por el hecho de que las personas lesbianas, gais, bisexuales y transgénero detenidas se encuentren en riesgo particular de ser torturadas, y preguntaron qué salvaguardas podrían implementarse para evitar dichas prácticas. Otros países lamentaron que el informe del Relator Especial sobre la tortura estableciera jerarquías entre las víctimas de tortura, que se desviara de la definición de la tortura internacionalmente convenida y que intentara impulsar términos controversiales como la orientación sexual y la identidad de género.

Los países que apoyaron el informe hicieron las siguientes declaraciones:

Estonia dijo que con respecto a la tortura y el maltrato, compartir experiencias ayudaría a atender mejor las violaciones de derechos humanos y a eliminar las diferentes formas de prácticas abusivas contra las mujeres, las niñas y las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales.

Dinamarca dio gran importancia a la lucha mundial contra la tortura. Expresó preocupación por que las personas lesbianas, gais, bisexuales y transgénero detenidas estén en riesgo particular de ser torturadas y preguntó qué salvaguardas podían implementarse para eliminar esas prácticas.

Suiza apoyó el enfoque del Relator Especial en la dimensión de género de la tortura y el maltrato. Celebró que incluyera la cuestión de la particular vulnerabilidad de las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales detenidas.

La República Checa estuvo de acuerdo en que las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales tienen riesgo particular de ser torturadas y maltratadas al privárselas de su libertad. Solicitó al Relator Especial compartir algunos buenos ejemplos de actividades por parte de los Estados para proteger de manera sistemática y exitosa los derechos de estas personas durante la detención.

Costa Rica estuvo de acuerdo en que las mujeres, las niñas y las personas lesbianas, gais, bisexuales y transgénero privadas de su libertad son doblemente vulnerables.

La República Dominicana (CELAC) dijo condenar todos los tipos de racismo y discriminación, incluida aquella por la orientación sexual de las personas.

Italia dijo que le gustaría expresar su agradecimiento al Relator Especial por haber tomado también en cuenta la vivencia única de las personas LGBTI al aplicar una perspectiva de género a lo largo de su informe.

Paraguay dijo que la aprobación del protocolo de intervención para personas transgénero privadas de su libertad es un ejemplo de progreso nacional.

Uruguay celebró que el Relator Especial enfocara su informe en torno a una cuestión sensible pero importante dentro de su mandato: la aplicabilidad de la prohibición de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos y degradantes del derecho internacional a las vivencias propias de las mujeres, las niñas y las personas LGBTI.

Albania dijo apoyar estrategias y medidas preventivas para proteger a los grupos vulnerables como las mujeres y las personas LGBTI, grupos que, como se subraya en el informe, enfrentan graves violaciones de derechos humanos en forma de maltrato y tortura. En Albania ya existe también un amplio marco de trabajo jurídico, además de instituciones específicas, como el comisionado contra la discriminación que tiene la responsabilidad de castigar a los delincuentes, especialmente por delitos cometidos contra las personas más vulnerables, entre ellas, las personas LGBTI. Los estereotipos y la discriminación existentes son factores que incitan a cometer violaciones de derechos contra las personas que transgreden las normas sexuales y de género. Las mujeres, las niñas y, especialmente, las personas LGBTI, están particularmente expuestas a ser torturadas y maltratadas en situaciones de vulnerabilidad.

España dijo que el Sr. Méndez se ha atrevido a ir más allá para referirse a la situación de las personas LGBTI como objetos de torturas. Éste es un grupo que con frecuencia es sometido a discriminaciones y a violaciones de derechos. Por tanto, creemos que es especialmente importante que se dé un cambio radical en las posturas de los Estados y gobiernos hacia este grupo mediante la eliminación de las leyes discriminatorias, incluyendo aquellas que penalizan la orientación. Éste sería un primer paso para evitar la tortura.

Luxemburgo celebró el énfasis (del Relator) en las vivencias que los hombres y mujeres estigmatizados por su orientación sexual enfrentan en el contexto de la tortura.

Francia celebró este informe y compartió el llamado a una implementación más efectiva de los marcos de trabajo existentes en el combate a la tortura y el maltrato contra las mujeres y las personas LGBTI. Para Francia, la lucha contra las violaciones de derechos humanos por género, orientación sexual e identidad de género es una prioridad de derechos humanos. Francia condena el hecho de que en demasiados países, las mujeres y las personas LGBTI sigan siendo víctimas de acosos, torturas y maltratos, detenciones arbitrarias y hasta asesinatos; todo esto en un clima de impunidad.

Corea elogió el análisis tan detallado de los diferentes tipos de tortura y maltrato desde las perspectivas de género. En particular, dijo compartir el punto de vista del Sr. Méndez de que las mujeres, las niñas y las minorías sexuales están en riesgo particular de ser torturadas y maltratadas cuando se las priva de su libertad; de acuerdo con ello, se requieren políticas e infraestructuras de encarcelamiento y trato diferentes a fin de atender sus distintas necesidades y asegurar su protección.

Chile expresó preocupación por que la prohibición de la tortura y el maltrato se transgreda con particular frecuencia cuando se trata de mujeres y niñas y de personas por su orientación sexual e identidad de género. Es un importante hallazgo éste de que los estereotipos, además de evitar que las mujeres disfruten plenamente de sus derechos, también pueden constituir un factor adicional en la comisión de actos de tortura y maltrato contra hombres y mujeres por el papel que la sociedad les ha asignado o por la opción de sexualidad que han elegido. La penalización de las relaciones entre personas del mismo sexo, el consentimiento de las instancias del Estado de la violencia que atañe a las personas LGBTI, así como los crímenes homofóbicos, son todos factores que influyen en la práctica de la tortura contra cierto grupo que merece tanta protección y respeto a su vida e integridad física, psicológica y emocional como los demás.

El Reino Unido agradeció al RE sobre la tortura por su informe, que se enfoca en la prohibición de la tortura en relación a las vivencias de las mujeres, las niñas y las personas LGBTI.

Tailandia observó que, sobre esta cuestión de la tortura, su Ministerio de justicia reconoce la importancia de proteger a las personas LGBTI de la violación de sus derechos y la discriminación por su orientación sexual e identidad de género. Recientemente, comenzaron los debates internos sobre las medidas para proteger los derechos LGBTI en el sistema de justicia, especialmente para las personas reclusas.

Costa Rica dijo haber leído con interés el informe del Sr. Juan Méndez que este año aborda la cuestión de la tortura y el maltrato de mujeres y personas lesbianas, gais, bisexuales y transgénero privadas de su libertad. Costa Rica estuvo de acuerdo con el Relator Especial cuando subrayó la importancia de estas cuestiones, porque estas personas están en una situación de doble vulnerabilidad.

Fiyi reconoce que falta mucho trabajo interno por hacer para revisar los procedimientos policiacos en las estaciones de policía y durante arrestos y detenciones informales. También se requiere entrenar a oficiales de policía, abogados, fiscales y jueces sobre los derechos de las personas detenidas, incluso aquellas con discapacidades, aquellas con diferentes orientaciones sexuales, los menores de edad, y las mujeres y las niñas.

Los países que expresaron preocupación con respecto del informe, hicieron las siguientes declaraciones:

Irán dijo estar preocupado por el mal uso que se está haciendo en este informe del noble objetivo de erradicar la tortura como subterfugio para presionar aún más sobre un argumento controvertido y no convenido internacionalmente sobre las personas LGBTI. Así, esta sospechosa envoltura de una cuestión que no entra de manera apropiada en un informe que se enfoca en la tortura, queda fuera del espectro cerebral y no merece ser considerada por este augusto organismo.

Rusia opinó que el Sr. Méndez violó su mandato, porque el mandato dice tomar en cuenta los aspectos de género de las víctimas de tortura y, repito, tomar en cuenta los aspectos de género, y no estudiar el problema de la discriminación y la violencia contra la mujer. El abordaje del Relator Especial de subrayar los diferentes grupos de personas que presuntamente sufren más tortura está mal. Bajo la lógica del Sr. Méndez, requieren protección jurídica, y esto significa que el Relator Especial está intentando crear una jerarquía de víctimas. (…) También, nos sorprende bastante la ligereza e irresponsabilidad con que el Sr. Méndez califica dichos fenómenos como son la sobrepoblación, la detención en celdas de incomunicación, la prohibición del aborto y de las operaciones de cambio de sexo como medios de tortura. ¿Sabe el Relator Especial que está distorsionando la definición de tortura? Rusia opina que este abordaje es dañino.

Egipto observó que el presente informe está asociado con retos problemáticos. Este informe puede abrir la puerta para establecer una jerarquía entre las víctimas de tortura y, de esta manera, comprometer el objetivo de la prohibición universal y absoluta. En el informe también se usan conceptos como tortura, maltrato, violencia, incluyendo violencia sexual y de género, y prácticas dañinas de un modo intercambiable; esto puede dar un reflejo negativo sobre el consenso cohesivo mundial en torno a la definición de tortura en virtud del artículo 1 de la Convención contra la tortura. (…) Como en ocasiones anteriores, el Relator Especial expande de manera voluntaria el alcance de su mandato. Igualar o crear una correlación abierta entre cuestiones como (…) cirugías de cambio de sexo es inválido desde el punto de vista jurídico y ciertamente es contraproducente con respecto de los objetivos convenidos de este mandato. Por último, estamos en fuerte desacuerdo con cualquier intento de usar la erradicación de la tortura como una plataforma para promover cuestiones y conceptos controvertidos como son la orientación sexual y la identidad de género y que carecen de toda base en virtud de la legislación internacional y que están asociados a sensibilidades culturales y sociales significativas.

Bangladesh observó que no apoya tortura alguna en contra de ningún ser humano. Sin embargo, lamentó que siendo esta una cuestión tan importante, el informe del Relator Especial sobre tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas y degradantes haya desviado su foco en varias áreas. Bangladesh no puede respaldar algunas partes de este informe.

Nigeria desaprobó el énfasis deliberado en un único tema controversial, permitiéndosele dominar el informe completo. No cuenta con el apoyo de Nigeria ya que niega la esencia de este diálogo. Nigeria opina que introducir cuestiones controversiales en discusiones importantes de esta naturaleza, insulta la sensibilidad de la mayoría de los miembros de la comunidad internacional. Nigeria insta a los portadores de los mandatos a esforzarse para asegurar una evaluación y un tratamiento amplios de los temas dentro de su mandato. La tendencia a reducir un informe completo a un tema controvertido no ayuda a las deliberaciones de este Consejo.

También hicieron declaraciones las siguientes ONG:

En una declaración conjunta con Federatie van Nederlandse Verenigingen tot Integratie Van Homoseksualiteit – COC Nederland y con Swedish Federation of Lesbian, Gay, Bisexual and Transgender Rights – RFSL,  International Lesbian and Gay Association llamó la atención hacia el hecho de que en los centros de detención, las personas LGBT enfrentan retos particulares. Recientemente, 14 mujeres trans retenidas en instalaciones de detención de migración en Estados Unidos fueron objeto de cacheos al desnudo invasivos, realizados por oficiales de sexo masculino. La colocación inapropiada de una mujer trans maorí en una celda principal para hombres, el año pasado en Nueva Zelanda, provocó que fuera violada sexualmente. Los oficiales penitenciarios desconocen las cuestiones LGBT y, por lo tanto, no tienen la sensibilidad sobre cómo tratar a las personas LGBT reclusas. Por ejemplo, a “V”, una lesbiana en una cárcel de mujeres de Paraguay, recientemente se le negó su derecho a ser visitada por su pareja, a diferencia de las mujeres con parejas del sexo opuesto. Los grupos celebran la atención dada a la tortura específica enfrentada por las personas intersexuales e instan a los gobiernos a tomar acciones concretas para poner fin a estas prácticas.

La Organización Mundial contra la Tortura expresó grave preocupación por los desarrollos retrógrados que se ven en todo el mundo y celebró los esfuerzos del Relator Especial de subrayar las dimensiones transversales de la tortura y el maltrato con muchas violaciones de derechos humanos padecidas por las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales.

Associaçao Brasileira de Gays, Lesbicas e Transgeneros dijo que es necesario disminuir la cantidad de reclusos y limitar la detención preventiva para poner fin a la tortura en contra de personas lesbianas, gais, bisexuales y transgénero detenidas, e instó a Brasil a involucrarse verdaderamente en la implementación de las recomendaciones del Relator Especial sobre la tortura. Y hablando del fortalecimiento de las “Reglas de Nelson Mandela”, sería útil sostener un nuevo debate sobre cómo son tratados los presos, específicamente, las personas lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales presas y las mujeres presas.

The American Civil Liberties Union celebró la presentación de este histórico informe, tan apropiado en el Día Internacional de la Mujer y en el cual se evalúa la aplicabilidad de la prohibición de la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas y degradantes de la legislación internacional a las vivencias únicas de las mujeres, las niñas y las personas LGBTI mundialmente, y se busca considerar de manera más efectiva el maltrato de las personas que transgreden las normas sexuales y de género como violación de derechos humanos a través de la lente de la legislación internacional de derechos humanos y de la tortura y otros tratos crueles, inhumanos o degradantes. ACLU hizo un llamado a los Estados miembros a hacer caso de las amplias y consideradas recomendaciones del Relator, y otro llamado al próximo portador de ese mandato de dar seguimiento y pugnar por la tan necesaria implementación de las obligaciones jurídicas y de derechos humanos de proteger a las mujeres, las niñas y las personas LGBTI de la tortura y el maltrato en diferentes contextos, incluyendo el de la detención.

En sus observaciones finales, el Sr. Méndez expresó lo siguiente:

Las declaraciones que se hicieron ayer se refieren al hecho de que mi informe aborda asuntos controversiales y que no hay un acuerdo entre la comunidad internacional. Doy por hecho que ustedes no se refieren a la discriminación contra las mujeres, sino que se refieren a las personas LGBTI. Los informes temáticos no tienen el fin de discutir aquello en lo que ya se está completamente de acuerdo, sino que mediante ellos se trata de señalar áreas donde se requiere de un consenso y en donde se necesita un posible acuerdo sobre el marco de trabajo con respecto a la tortura y el trato inhumano, cruel y degradante.

A este respecto, quiero decir que el principio de no discriminación e igualdad es ampliamente aceptado por la comunidad internacional. El PIDCP hace referencia a la discriminación, cualquier tipo de discriminación, no sólo la discriminación de género. La prohibición de la tortura o cualquier maltrato o pena en contra de personas cualesquiera pertenecientes a cualquier categoría también es absoluta. Sobre este amplio consenso, se trata de una norma ius cogens. Mi informe vincula estas dos normas, por una parte, al decir que los Estados que penalizan las relaciones entre personas del mismo sexo generan una situación cultural y , por otra, que en esta situación la violencia es perpetrada contra las personas LGBTI.

Introducción

Segmento de Alto Nivel

Relator Especial sobre la Tortura

Las intersecciones de la opresión: las cuestiones OSIG en el trabajo de los Procedimientos Especiales

-Relatora Especial sobre el derecho a una vivienda adecuada

-Relator Especial sobre las personas defensoras de los derechos

-Relatores Especiales sobre el derecho de reunión y asociación pacíficas y sobre las Ejecuciones extralegales, sumarias y arbitrarias

-Relator Especial sobre el derecho a la libertad de religión

-Relator Especial sobre derechos culturales

La protección de la familia

La situación de Derechos Humanos en países específicos

-Comisión de investigación sobre Siria

-Relator Especial sobre derechos humanos en Irán

-Los contextos de otros países

Informe anual del Alto Comisionado de Derechos Humanos

Debate General sobre la implementación de la Declaración y el Programa de Acción de Viena

Debates en mesa redonda

-Derechos humanos y VIH/SIDA

-Los derechos humanos de la corriente principal

-Quincuagésimo aniversario de los dos pactos de derechos humanos

Buenas prácticas con respecto a los derechos OSIG

Profundizar en las intersecciones: dos resoluciones controversiales del 31er HRC

-La resolución sobre personas defensoras de los derechos humanos

-Resoluciones sobre los Territorios Palestinos Ocupados

Examen Periódico Universal: informes de resultados

Leer el Reporte completo en PDF

Para más información sobre el HRC31:

Arvind Narrain | Director en Ginebra | arvind@arc-international.net

Kim Vance | Directora Ejecutiva | kim@arc-international.net

http://arc-international.net/global-advocacy/human-rights-council/report-on-the-31st-session-of-the-human-rights-council/

Todos los documentos citados en este informe pueden consultarse aquí:

http://www.ohchr.org/EN/HRBodies/HRC/RegularSessions/Session31/Pages/31RegularSession.aspx